Cuanto duelen los HIJOS

Publicado por PequeTubers Arjona
En días como hoy me repito a mí misma lo importante que son los hijos para una madre y la extraña conexión que debe haber entre ambos pues podemos sentir su dolor en nuestro corazón.

Los hijos desde el primer día en que llegan a nuestra vida, nos enseñan a amar, pero también a sufrir.

Cuantas noche en vela solo para comprobar si respira, levantarse a comprobar a cada minuto por si "echa" y se ahoga, pegar un salto en la cama porque parece que se ha quejado de algo.... vosotras mamás seguro que también habéis pasado por todo eso.

En sus primeros días la dichosa "prueba del talón", tú que sostienes a tu bebe con tanta delicadeza como te es posible, tienes que observar como esa mujer pincha el talón de tu bebé, escucharlo gritar, se te parte el corazón, solo quieres sacarle de allí, cómo pueden hacer algo así a tu bolita de algodón.


Los primeros días de cole, el sufrimiento de tener que separarse y sobre todo de verlos llorar en la fila.
El dolor de verlos en el patio del colegio si algún día no quieren jugar y se sientan solos a observar a sus compañeros. Esa culpabilidad que te entra por haberle dejado allí, cuando no tienes más remedio, pero te gustaría verlo correteando feliz por casa revolucionando sus juguetes.

Esa rabia que se nos despierta por dentro cuando vemos que en el parque otros niños no les dejan jugar o les empujan. Podemos sentir ese dolor cuando vienen a contarte que les han pegado y tú les explicas que hay que jugar con todos los niños con una sonrisa cuando de verdad lo que quieres hacer es abrazarlo y en tu regazo sentir que junto a ti nadie le va a hacer daño.

Que triste es verlos malitos. Sobre todo cuando no tienen ganas de nada, esos ojitos brillantes y tristes, ojalá nos tocara a nosotras todo lo malo para que ellos no sufrieran ni un poquito.
Cuantos padres tienen que levantarse día a día intentando luchar con algo que puede más que ellos como ver que su hijo está batallando un cáncer. Padres que darían lo que fuera por cambiarles el lugar, que intentan demostrarle felicidad a su hijo cuando lo único que sienten son unas ganas enormes de llorar.

Que doloroso cuando tu hijo viene con marcas del colegio porque se metió en alguna pelea. Cuantas preguntas recorren tu mente. Que sufrimiento el no poder estar 24 horas junto a ellos para protegerles.

Recuerdo cuando quería ser mamá. Nadie me contó nada de ésto,   nadie nos dice que pasaremos el resto de nuestra vida preocupados por el bienestar de nuestros hijos. Es un contrato de por vida en el que nos toca ésta parte mala, que no es nada cuando la comparamos con el placer de escucharlos sonreír, de sentir un abrazo con sus manos pequeñitas apretándote tan fuerte como pueden, de escuchar un "te quiero mamá" y verlos crecer. El orgullo de cada madre de ver crecer a sus hijos educándolos de la mejor manera posible, para que el día de mañana sean personas de provecho ....

Y nosotras aun así seguiremos preocupándonos por sus trabajos, por su familia, pos nuestros nietos....


...Cuando nos convertimos en madres, también lo hacemos en luchadoras, pues no importa a cuantas batallas tengamos que enfrentarnos si el premio es la sonrisa de un hijo...



0 comentarios :

 

Mamá Puede Con Todo Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Emocutez